Muchas personas con autismo tienen hiperacusia, lo que aumenta sus dificultades sociales. SonusTEA es un proyecto enfocado a mejorar el bienestar de las personas con TEA.

Nuestro oído es el encargado de transformar los estímulos que percibe en información legible para nuestro cerebro. Posee tal precisión que puede captar sonidos imperceptibles para nuestra mente y ubicar la fuente de ruido a una distancia muy aproximada.

Muy común en las personas con TEA, la hiperacusia es un término utilizado para describir la respuesta negativa y / o exagerada a los estímulos ambientales que ocurren dentro de las vías auditivas.

Las personas con hiperacusia tienen una mayor sensibilidad a la entrada auditiva y durante los estudios realizados comentan el haber experimentado información auditiva a niveles insoportablemente altos. 

Junto con las dificultades con la activación sensorial, los desafíos con la modulación pueden evitar que el sistema nervioso central identifique de manera apropiada la intensidad, frecuencia, duración y complejidad de los estímulos ambientales generando problemas al filtrar sonidos significativos del medio ambiente. Esta incapacidad para filtrar puede conducir a una cantidad abrumadora de estímulos entrantes, lo que resulta en hiperreacciones debido a una sobrecarga sensorial

Hasta un 90% de las personas con TEA experimentan respuestas inusuales a los estímulos sensoriales

Ben-Sasson et al., 2009

Las personas con autismo y trastorno del procesamiento sensorial no perciben los estímulos auditivos de una manera habitual. Eso produce en algunas personas que odien ir a fiestas, comedores escolares, estadios de fútbol o cualquier otra reunión social donde habrá música a todo volumen o mucha gente hablando e incluso ruido de alto impacto como cohetes o ruidos bruscos (martillo, ruido de tubos de escape, ruido de obras, etc…)

Los estudios recientes señalan además que las personas con TEA presentan una respuesta elevada impulsada por la detección temprana de la desviación de frecuencia (la discriminación de tono) y la habituación reducida (el procesamiento prolongado de la desviación) en respuesta a sonidos nuevos. Esto significa que no responden bien o no toleran sonidos poco frecuentes o que son nuevos, que nunca los han oído.

¿Y qué podemos hacer para mejorar la situación de nuestros seres queridos con autismo?

Tanto familias como profesionales e incluso las administraciones deben ser conscientes de la influencia de los niveles de presión acústica que se producen en el ambiente en donde se mueve la persona con autismo, así como la presencia de las diferentes fuentes de ruido.

Por este motivo, desde la Fundación ConecTEA, hemos realizado el proyecto SonusTEA, donde se explica y se difunde información sobre el procesamiento de los sonidos y se recomiendan estrategias técnicas y organizativas de cara a mejorar el bienestar social de las personas con TEA. El proyecto SonusTEA: Estrategias frente al ruido para las personas con autismo facilita que se pueda entender el porqué de algunos sonidos particulares puedes ser causantes de molestias físicas y frustración (por ejemplo, el ruido de un zumbido de un fluorescente en una habitación que impide encender la luz a una persona y hace que prefiera quedarse en la oscuridad) o que les impiden acceder a entornos sociales como puede hacer el resto de la población en eventos singulares como fiestas, conciertos, Navidad, Año Nuevo, etc…

Estrategias auditivas para personas con TEA

Las personas con hiperacusia tienden a concentrarse demasiado en escuchar los sonidos desencadenantes dentro de sus entornos naturales, lo que resulta en un “estado perpetuo de ansiedad” mientras esperan que ocurran los estímulos nocivos.

Por lo tanto las estrategias que usemos deberán ser diferentes en función del entorno (el escenario) y del objetivo a conseguir. Nos focalizaremos en los siguientes objetivos:

Los objetivos son diferentes en función del escenario, y aquí traemos unas recomendaciones para que se puedan aplicar en función de las situaciones concretas en cada caso:

Los protectores auditivos: su función y eficacia en las personas con TEA

La atenuación del ruido es la función de los protectores auditivos y hacer que los sonidos a los que estemos expuestos sean saludables, no dañen nuestro sistema auditivo.

En el caso de las personas con TEA, además cumplen otra función, y es permitir la habituación a ruidos que pueden ser molestos o desagradables.

Por este motivo, desde Fundación ConecTEA hacemos también las siguientes recomendaciones de cara a las próximas festividades y eventos, para que las personas con TEA puedan ser partícipes y eliminemos barreras que les impidan disfrutar de los mismos.

En nuestros próximos artículos hablaremos de selección de protectores auditivos para personas con TEA.

Si quieres saber más de nuestro proyecto SonusTEA, ponte en contacto con nosotros en nuestro email: info@fundacionconectea.org