Integración sensorial y alimentación en el autismo

Las dificultades en la alimentación es uno de los aspectos más demandados por las familias de personas con TEA.

Las personas con TEA (Trastorno del Espectro Autista) es habitual que presenten problemas en la alimentación, principalmente en la primera infancia. Es importante conocer las causas y ponerse en manos de un profesional, realizando una evaluación e intervención individualizada.

Una valoración de alimentación no debe ceñirse únicamente al momento de la comida propiamente dicho, sino que hay que tener otros factores en cuenta, cómo es la rutina y el entorno. Lo primero que debemos descartar es el origen médico, para pasar a valorar los aspectos sensoriales, conductuales, planeamiento oral-motor y el entorno.

¿Qué nos puede indicar que la base del problema es sensorial? Estos son algunos signos de alerta que ocurren en esta dificultad:

  • Rechaza ciertos sabores de alimentos.
  • Presenta arcadas en el momento de la comida, al meterse el alimento en la boca o incluso al olerlo o tocarlo.
  • Tolera sólo algunas texturas de alimentos.
  • Preferencia por comidas de colores determinados.
  • Es selectiv@ con las marcas de los alimentos.
  • Evita estar manchad@. Este aspecto se puede apreciar si no le gusta marcharse a la hora de comer o cuando realiza actividades como pintar con los dedos o jugar con la arena.
  • Cuando era/es bebé no se lleva los juguetes u objetos a la boca o, por el contrario, mantiene esta conducta según avanza su crecimiento.
  • Escupe la comida.
  • Retiene mucho tiempo la comida en la boca.
  • Introduce mucha comida en la boca.
  • No tolera las texturas mixtas, como pueden ser los guisantes con jamón, la sopa con garbanzos u otros.
  • Preferencia por un tipo de material o cubierto.
  • Come todo con las manos a pesar de saber manejar los cubiertos.
  • Rechaza las temperaturas altas o bajas de los alimentos.

Algunas de las situaciones anteriores pueden estar indicando un problema de procesamiento de la información sensorial en la alimentación, pero esta, no es la única causa del problema, en muchas ocasiones va ligado a otras dificultades oro-motoras y/o problemas de conducta.

Es importante destacar que la alimentación es un tema delicado, el momento de la comida debe ser un momento social y placentero, evitando la tensión por parte del niñ@ o del adulto, por eso lo mejor es consultar con un especialista.

En la Fundación Conectea abordamos la alimentación desde diferentes enfoques, como logopedia, psicología y terapia ocupacional, desde una visión global del usuario y su familia. Nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida y fomentar el apoyo social, no dudes en ponerte en contacto para realizar tu consulta y estaremos encantados de poder ayudarte en este tema.

Estamos #JuntosenelAutismo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

× ¿Cómo puedo ayudarte?