Actividades para fomentar la escritura desde la terapia ocupacional en niñ@s con TEA

El aprendizaje de la lectoescritura es uno de los principales retos a los que se tienen que enfrentar los niños con autismo durante los primeros años de la escolaridad.

Desde la Fundación ConecTEA queremos ofreceros una gama de actividades y juegos, que fomentan y benefician la adquisición o perfeccionamiento de la escritura, sin importar en la etapa de desarrollo y aprendizaje de la escritura en la que se encuentre el niñ@.

La escritura es un proceso complejo que requiere entre otras, de ciertas habilidades como lenguaje, comunicación, organización, planificación, control motor y buen procesamiento sensorial. Son áreas en las que muchos niñ@s con TEA suelen presentar dificultades. 

Según un estudio del Instituto Kennedy Krieger en Baltimore, Maryland, en una investigación publicada el 16 de noviembre de 2010 en  Neurology (revista médica de la Academia Americana de Neurología): “Los problemas de escritura que afectan a niños con Trastornos del Espectro Autista (TEA), es probable que continúen en sus años de adolescencia“. Por ello, es importante que las bases o prerrequisitos de la escritura estén bien asentados.

Una habilidad necesaria para la escritura es tener una buena destreza manual que nos permita un adecuado control del útil de escritura, o conseguir una buena calibración de la fuerza a la hora de realizar el trazo, o la direccionalidad y fluidez con la que se hace el mismo,… Para ello es necesario tener previamente un buen control del cuerpo, por eso es tan importante trabajar tanto la motricidad fina como la gruesa.

Trabajar la motricidad gruesa y coordinación global, nos va a permitir tener un buen control postural, una buena estabilidad articular y un adecuado tono muscular. Todas ellas sondestrezas necesarias para conseguir un correcto patrón motor a la hora de escribir. Para fortalecer estas habilidades motoras gruesas se pueden realizar actividades como:

  • La carretilla.
  • Empujar elementos pesados con las manos como el cesto de la ropa o cargar con poco peso como la bolsa de la compra.
  • Andar imitando diferentes animales: perro, cangrejo, serpiente, elefante…
  • Jugar con trapecios o anillas.
  • Hacer circuitos motores.
  • Juegos de lanzar a canasta con pelotas de diferentes texturas, pesos y tamaños.
  • Escribir o dibujar en pizarras de pie, ya sea con tizas o con rotuladores.

Por supuesto, no podemos olvidarnos de trabajar los movimientos más finos, aquellos que nos ayudan a conseguir un buen trazo, una caligrafía adecuada y legible. Es muy determinante un agarre del lápiz que no suponga un esfuerzo tremendo o la necesidad de apretar de más, o por el contrario que apenas se vea lo que escribe. Para favorecer este tipo de habilidades se pueden realizar los siguientes juegos:

  • Juegos de cartas.
  • Juego con pinzas o palillos.
  • Plastilina, masillas, arena mágica…
  • Juego tipo Jenga.
  • Juegos de bloques y construcciones.
  • Ayudar a cocinar.

Los niños con autismo pueden tener una letra de peor calidad y mayor dificultad para formar letras, según un estudio publicado en la revista Neurology. Se evaluó la legibilidad, la forma, la alineación, el tamaño y el espaciado entre las letras. La mitad de los niños con autismo obtuvieron menos del 80% del total de puntos posibles en la evaluación de escritura a mano. (Neurology 2009;73:1532-1537,  Fuentes CT, Mostofsky SH y Bastian AJ).

De hecho, escribir a mano, con los tradicionales lápiz y papel, puede ser una de las actividades más tortuosa y desafiantes para los niños con autismo. Además, debemos tener en cuenta que la mayoría de los niñ@s con TEA tienen dificultades en el procesamiento de la información sensorial, que les dificultad aún más esta tarea.

También es muy importante que los niñ@s estén motivados por aprender y que se diviertan mientras lo hacen. Por ello, es recomendable trabajar la grafomotricidad y la adquisición de nuevos grafemas en otro tipo de materiales que no sean papel y lápiz, como pueden ser con espuma de afeitar, con arena o harina, con tizas en la pizarra, pintura de dedos, con vaho en un espejo o cristal… todo ello para evitar así frustraciones y que realmente pase a papel y lápiz cuando esté preparad@. Otras estrategias pueden ser el utilizar diferentes útiles de escritura para dotar de mayores experiencias, lápices triangulares, uso de grips, ceras blandas, rotuladores gruesos…

Finalmente, cabe destacar el reto tan grande que les supone a nuestros peques la escritura, por lo que debemos dotarles de tiempo para aprender e ir sin prisas, para no ocasionar frustraciones, siempre partiendo de la motivación intrínseca del niñ@, garantizándonos un correcto aprendizaje.

¿Tu hij@ o alumn@ con autismo tiene dificultades en la escritura con lápiz? ¿Le cuesta menos usar un teclado que un lapiz? ¿Tienes dudas acerca de cómo ayudarle? Escribenos a nuestro email info@fundacionconectea.org, a nuestro Whatsapp  646 45 91 73 o por teléfono en el 916 587 378. y te ayudaremos en esta competencia tan importante en el desarrollo de las personas con autismo.

Estamos #JuntosenelAutismo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

× ¿Cómo puedo ayudarte?