¿Tendré un alumno con autismo en clase el próximo año?

El trastorno del espectro del autismo está aumentando en cuanto a prevalencia en los últimos años, y desde etapas tempranas, este alumnado es escolarizado en la mayoría de los casos de manera preferente en centros de educación ordinaria. En muchos centros, estos alumnos y alumnas son apoyados por profesionales específicos en la materia, tanto en distintos ámbitos del currículum educativo y también en áreas concretas como comunicación, socialización, autonomía, conducta…

Cuando tienes hijos y comienzan la etapa educativa, generalmente a los tres años, piensas como madre o padre que el hecho de ir al colegio es algo sencillo: van a ir a clase con otros niños a aprender, a crecer, a compartir experiencias… Pero cuando un niño o niña con autismo va al colegio, es entonces cuando eres más consciente de todos los procesos que se producen en el entorno escolar.” – comenta madre de una persona con autismo que acude a Fundación ConecTEA.

Las experiencias vividas por muchas familias en el contexto educativo sólo hacen que confirmar que este ámbito es uno de los más importantes y que influye mucho en el futuro desarrollo de la persona con TEA. Esther es maestra de pedagogía terapéutica en un centro preferente para alumnado con autismo en Madrid y describe cómo funcionan los recursos especializados:

“La idea en el cole es normalizar lo máximo posible la situación de los alumnos con TEA y que puedan participar el máximo de todas las actividades que se hacen. Cuando se incorporan desde muy chiquititos, el apoyo específico es mayor en las aulas TEA y a medida que va pasando el tiempo nuestra intervención se va diluyendo un poco y lo que hacemos a veces es coordinarnos mas con tutores, adaptar materiales, y no tanto estar presencialmente con los alumnos.”

Las personas con autismo son pensadores visuales y necesitan imágenes para poder entender el mundo que les rodea, por eso a veces adaptando contenidos con pictogramas podrían acceder a esas materias. Insistimos a menudo en que dar mensajes con un exceso de carga verbal a los alumnos no les llega y muchos tienen suficiente capacidad para entenderlo.” – aclara Esther.

Es verdad que alguien puede opinar que depende de cada persona con TEA, y que si está gravemente afectada en algunos aspectos, pues su futuro está muy definido. Esa opinión no es real, pues muchas veces aparecen mezclados prejuicios y mitos sobre las personas con autismo. “Hay mitos que se fomentan a través de la televisión, de las películas,… y eso no es el autismo. El autismo es un trastorno que tiene muchos niveles de afectación, en cada niño puede presentarse de una determinada manera. Creo que en el ámbito de la infancia cada vez hay más niños con autismo en escuelas ordinarias, están más presentes. Pero a medida que van creciendo, nos faltan herramientas y nos falta que sigan, estando aquí con nosotros, porque cuando van siendo adultos hay pocos recursos especializados y parece que ya no están. Parece que el autismo es sólo cuando son pequeños y el autismo les va a acompañar toda su vida, a ellos y a sus familias.” expone Lorena, que trabaja como técnico de integración social con alumnado con TEA en Madrid, también en un centro preferente.

Enfoques y principios de actuación en la intervención con alumnos con autismo en centros educativos

Cuando suceden dificultades y no es posible abordarlas con éxito, desembocan en frustración de la persona con TEA, frustración en los profesionales educativos y frustración en la familia, y al final una toma de decisiones en las que en muchas ocasiones no se han abordado todas aquellas posibilidades o estrategias para facilitar la inclusión educativa.

Las circunstancias de las personas con TEA, a veces son muy diferentes, y están ahí. Frente a esa diversidad, el enfoque educativo debería ser según la Guía de Intervención dirigida al alumnado con autismo (Federación Autismo Castilla y León 2011) con los siguientes enfoques que se exponen:

Enfoque de visión positiva: Que guíe todo el proceso. Debemos valorar las habilidades del alumno y las posibilidades del entorno, para que sirvan de apoyo y de punto de partida para superar sus dificultades y puntos más débiles.
Enfoque ecológico: Los aprendizajes se deben realizar en el contexto ecológico, natural, de los alumnos para que se generalicen en todos sus ambientes de actuación.
Enfoque funcional: Valorar las necesidades, recursos y apoyos que garanticen que las propuestas sean eficientes, ya que el alumno puede ser capaz de reproducir las tareas requeridas sin llegar a la comprensión ni a la aplicación en la vida real de las mismas.
Principio de normalización: Se cumple cuando las adaptaciones que requiere el alumnado con TEA pueden adoptarse por todo el grupo de referencia o bien se integran en la vida diaria de los centros como un apoyo más.
Principio ecológico: Las adaptaciones se deben realizar en el contexto natural y con los recursos del centro o de la clase.
Principio de significatividad: Comenzar con adaptaciones de acceso antes de promover una adaptación de los contenidos.
Principio de realidad: Es importante plantear objetivos realistas y prioritarios.
Principio de participación e implicación: La toma de decisiones sobre la adaptación debe contar con el conocimiento y consentimiento de cuantos vayan a participar de las mismas y, en el caso de los alumnos con TEA, de sus familias y otros profesionales, pues muchas de las adaptaciones pueden requerir una constante coordinación entre los agentes implicados en su educación.

El enfoque no pertenece a los profesionales que están de manera exclusiva con el alumno o alumna con autismo. El enfoque pertenece a toda la comunidad educativa y es parte de cómo incluir a cualquier alumno con necesidades educativas especiales. Es importante que no se simplifiquen las dificultades focalizándolas en las personas con TEA. Son oportunidades de cambio y de transformación de los centros educativos.

¿Qué necesita una persona con TEA en el entorno escolar?

Pues necesita a veces iniciar con algo muy simple: aceptación. La aceptación de la diversidad del aprendizaje por parte de la comunidad educativa hará que la política, los planes del centro y la intervención se adapte y saque lo mejor del profesional educativo que enseña a la persona con autismo en cualquier materia.

Si nos referimos a centros de educación ordinaria, las familias principalmente señalan tres características relacionadas con la escolarización de alumnos/as con dificultades de aprendizaje a las que le conceden un gran valor: la atención al bienestar emocional del alumnado, así como el hecho de favorecer los procesos de cambio y apostar por la innovación educativa.

Carta abierta al colegio de mi hija autista.

Carta de una familia sobre el proceso educativo de su hija.

El camino recorrido en muestra historia vital es único, no se puede comparar con otros, sólo extraer las lecciones aprendidas que sirvan a otros en su propio camino. Nuestra hija fue diagnosticada a los 15 meses y actualmente tiene 10 años. Ha pasado ya tiempo y a veces, al mirar hacia atrás, somos conscientes de todo lo que hemos avanzado. Lo único que pretenden estas líneas es reflejar el agradecimiento a todas y todos los profesores, profesionales, madres y padres de otros alumnos y a sus compañeros que le han dado una oportunidad.

Nuestro recorrido es constante, no se acaba, algunos días es muy intenso. Es un proceso a veces muy agotador, al que llegamos con miedo y con la desolación tras el diagnóstico del autismo, y cada vez que tenemos un cambio importante, ese miedo vuelve a aparecer. El miedo es libre y somos conscientes de que el contexto educativo es muy importante para ella, porque impregna otros contextos cercanos y otros futuros, como el empleo, o por ejemplo cuando ya no estemos nosotros y tenga que desenvolverse sola.

Recuerdo el primer día en la escuela infantil. Recuerdo también el primer día en el colegio y son muy parecidos. No sabíamos que hacer. No sabíamos qué esperar, un poco paralizados por el momento difícil. Tuvimos la suerte de estar acompañados en todo el proceso educativo de nuestra hija. Todos o casi todos los días, en un esfuerzo constante por los profesores y profesoras. No nos han dejado caer, ni ha nuestra hija ni a nosotros., ni cuando muy pequeña ni tampoco ahora, que es más autónoma.

Acompañar a una persona con autismo en el proceso educativo no es sólo atender las necesidades educativas de una persona que tiene unas características de aprendizaje diferentes y que procesa la información de una manera diferente. Se crean vínculos con las personas. A veces los vínculos son los que menos te esperas en el ámbito educativo, pues puedes encontrarte personas que te ayudan en los momentos más inesperados y están allí dándote su apoyo.

El camino no es fácil. Siempre pensamos que la vida avanzaría para algunas personas con TEA como nuestra hija sería a base de esfuerzo, de constancia, día tras día, en función de sus aptitudes personales. Pero realmente no ha sido así. Estábamos equivocados con esa creencia. Las personas con autismo avanzan más y mejor en el ámbito educativo y en otros porque el resto de personas que las rodean se vinculan a ellas y las aceptan, las sostienen, y a su vez sostienen y apoyan al resto de personas que formamos parte de su vida, como somos su familia.

Es un esfuerzo colectivo: no es una madre o un padre que lucha por la inclusión de su hijo o su hija en un colegio, es un equipo completo de personas que son su soporte, su equipo de apoyo. Todos con un objetivo y una alineación común: el avance de nuestra hija y que pudiera estar, ser y disfrutar con el resto de sus compañeros en el colegio en todas sus actividades, una alumna más.

Ha habido momentos en los que ese equipo nos ha ayudado tanto con nuestra hija que miramos ahora hacia el pasado, no podemos evitar pensar en los momentos vividos. Esto no ha sido fácil, ha también habido momentos difíciles, incluso cuando la principal barrera éramos nosotros mismos o circunstancias de mal entendimiento con un profesional educativo en un aspecto determinado. Pero como funciona el cerebro nos quedamos con los más emotivos, y de ellos, los mejores.

Mi hija no es fácil. Y a veces nosotros tampoco lo somos. Sin embargo, hemos recibido frente a las dificultades, a las opiniones diferentes, a veces a las equivocaciones y los errores, las oportunidades de estar, de ser, de participar, de mejorar, de aprender y de avanzar acompañados en ese objetivo común. Muchas personas han creído en ella, han encontrado la manera de que las dificultades desaparecieran, las han borrado de la foto, han visto a mi hija por sus capacidades, por sus fortalezas y han reforzado y trabajado sobre sus debilidades, como cualquier persona.

El autismo pone a prueba la capacidad de respuesta del entorno educativo en muchos aspectos: en las áreas curriculares, en la participación, en los momentos desestructurados como el patio, en las actividades escolares y extraescolares, en los recursos disponibles, en la cultura de la inclusión, en la falta de formación y capacitación, en la falta de aceptación, en los mitos y creencias que rodean a las personas con TEA sobre sus capacidades … y esa prueba la han pasado a día de hoy con ella.

En lo que hemos vivido hasta el momento, solo damos las gracias. Tal vez hay sido una circunstancia de encontrar a las personas adecuadas en el momento adecuado, en el colegio adecuado, con los compañeros adecuados. No lo sabemos. Todos los educadores, tutores y tutoras, profesores y profesoras, PTs, ALs, TIS, orientadores, directores y directoras, jefes y jefas de estudios, secretarios, conserjes, personal de apoyo, personal del comedor, madres y padres del AMPA, compañeros directos y de otras clases que han tenido contacto con nuestra hija… sólo daros las gracias por formar parte de nuestra vida.

Mi hija aprende en el centro educativo que no llegué nunca a imaginar que podría disfrutar cuando la diagnosticaron de bebé. Del futuro incierto sólo espero dos cosas: ampliar el “equipo” de mi hija en el futuro a más etapas educativas y que más autistas como ella y sus familias puedan disfrutar de esos maravillosos equipos de personas para que les apoyen en el contexto educativo, aprendiendo juntos. Aprender es descubrir que algo es posible. Gracias por seguir haciéndolo cada día.

Una familia de una persona con TEA

Un profesional formado hace la diferencia

En la relación profesor-alumno, Aporta y Lacerda (2018) muestran que muchos profesores acaban teniendo una visión comprometida del niño autista, porque juzgan la condición del sujeto sin tener conocimientos previos de la asignatura, es decir, utilizando un estereotipo en el que el sujeto no tiene la capacidad de desarrollar su potencial para las actividades educativas.

Un profesional formado en educación y en enseñar a niños con necesidades especiales puede marcar la diferencia, pudiendo así ayudar significativamente en la evolución del aprendizaje de la persona con TEA. En Fundación ConecTEA apoyamos que los profesionales educativos se formen, se actualicen en los conocimientos acerca del autismo y puedan revertirlo en su contexto de trabajo, mejorando así la experiencia educativa de su alumnado con autismo en su asignatura.

A lo largo del año realizamos diferentes charlas y formaciones sobre aspectos importantes del autismo, conocimientos que se van renovando. Aquí te traemos unas cuantas para aprovechar el periodo vacacional; no te pedimos que te apuntes a las nuestras, pero sí que te prepares para poder enseñar a alumnos con autismo por si el próximo año tienes a un alumno o alumna en tu clase, que posiblemente sea así.

Fórmate, actualiza tus conocimientos, desecha tus mitos sobre el autismo y forma parte de ese equipo que apoya a las personas con TEA y a sus familias.

Puedes apuntarte al Curso Básico aquí: https://forms.gle/4nAnysS5cDhyYm6g8

Puedes apuntarte a los Talleres individuales aquí: https://forms.gle/DdK1NTWf8yeXoJUR9

Cualquier duda, puedes comentarnos por email o dejarnos un comentario.

Estamos #JuntosenelAutismo

Referencias

Guía de Intervención dirigida al alumnado con autismo (Federación Autismo Castilla y León 2011)

La valoración de las aulas TEA en la educación infantil: la voz de docentes y familias (B Torre González, E Martín Ortega, EM Pérez García – Siglo Cero, vol. 49, 2018).

Autism in the School Context: The Importance of Social Insertion. Research, Society and Development. BUEMO, B.; ALLI, F.; IRACET, J. V.; RIBAS, L.; PEREIRA, R.; KRUEL, C. S.; GUAZINA, F. M. N.; CARLESSO, J. P. P. (2018).

Estudo de Caso sobre Atividades Desenvolvidas para um Aluno com Autismo no Ensino Fundamental I, Ana Paula Aporta, Cristina Broglia Feitosa de Lacerda (Revista Brasileira de Educação Especial, 2018)

2 Comentarios

  1. Felicitaciones, por realizar un labor tan hermosa como educar a estos niños tan especiales, como son los autistas.!!!!
    Soy Educadora Especial y trabajo con un niño con Tea y es mi bello ángel, él me alegra mi vida, y me da cada día una enseñanza de amor..

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Descarga nuestra Memoria Anual

Descarga nuestra Memoria Anual

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoria Anual

Descarga nuestra Memoria Anual

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2019

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2019

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

× ¿Cómo puedo ayudarte?