Cómo fomentar la autonomía en actividades de la vida diaria en el autismo

limpiando

Fomentar la autonomía de los niñ@s desde los primeros años de vida es clave para su desarrollo y aprendizaje.

Debemos ser conscientes de cuáles son las capacidades y los límites de l@s niñ@s en función de su edad, para exigir siempre las demandas acordes a ello, y así desarrollar la capacidad de toma de decisiones, iniciativa, organización y tolerancia a la frustración.

Uno de los principales inconvenientes es la falta de tiempo por parte de los adultos para enseñar a sus hij@s a ser autónomos en las actividades de la vida diaria, por eso es importante marcar unos objetivos con unas actividades específicas que abordar, no querer realizar todo a la vez.

¿Por cuáles actividades podemos empezar?

Desde edades muy tempranas podemos comenzar a fomentar la autonomía con actividades muy sencillas dentro de las rutinas, por ejemplo, a partir de los dos años, están preparados para tirar el pañal a la basura, guardar los juguetes en cajas o transportar objetos ligeros.

A partir de los tres años podemos comenzar a trabajar el vestido y el desvestido, pueden ayudarnos a preparar la bañera a la hora del baño, echar la ropa sucia al cesto o incluso colaborar a la hora de realizar una merienda sencilla.

Vamos a mencionar algunas actividades y sus beneficios:

  • Poner la lavadora/secadora: Pueden arrastrar el cesto de la ropa hasta la lavadora o secadora, separar los colores, nombrar, contar o encontrar prendas, fomentando el aprendizaje de colores o números.
  • Cocinar: Preparar una receta puede ser algo muy motivador para un niño, más aún si ha sido quién ha elegido qué preparar. Se puede empezar por planificar qué ingredientes y utensilios se necesitan (puede ser a través de dibujos o pictogramas para facilitar la comprensión), además de los pasos que se deben seguir a la hora de la elaboración. También podemos aprovechar y trabajar la identificación de alimentos, ya sea en casa o en el supermercado. Una vez terminada la receta quedará la mejor parte, ¡Probar como ha quedado!
  • Tender la ropa: Poner o contar las pinzas a la ropa, sostener el cesto, clasificar por colores o nombrar e identificar las prendas son algunos de los aspectos que podemos fomentar en este tipo de tareas.
  • Barrer y pasar la aspiradora: En esta actividad además de ayudarnos a barrer o aspirar en sí, pueden ayudarnos moviendo el mobiliario de la casa (silla, mesa, alfombra…), realizando descargas de peso, planificación y orientación en el espacio.
  • Hora de comer y cenar: Ayudar a poner/quitar los platos o cubiertos (podemos poner salvamanteles para indicar dónde colocar cada utensilio, facilitando la actividad), pueden colocar las servilletas, servir el agua o fregar algún utensilio al finalizar.
  • Limpieza general: Limpiar los cristales o el polvo de los muebles fomentan muchas habilidades importantes para potenciar el desarrollo de los pequeños, como utilizar ambas manos a la vez, motricidad, agarres, control de la fuerza, orientación espacial, entre otras.
  • Ordenar la habitación y el armario: Es la actividad que más solemos pedir a l@s niñ@s desde pequeños, ya que crea responsabilidad ante el cuidado de sus juguetes.

En Fundación ConecTEA podemos ayudarte a empezar a trabajar con nuestr@s niñ@s, incorporándolas a nuestra rutina sin que nos suponga un tiempo extra. Es una manera de pasar más tiempo con ellos y fomentar de forma divertida su autonomía. Si tienes cualquier duda, puedes contactar con nosotros a través de nuestro email o teléfono de contacto.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

× ¿Cómo puedo ayudarte?