La lectoescritura como herramienta de aprendizaje en niños con TEA

Niños leyendo

Una de las características que podemos encontrar en personas con TEA, es la dificultad para captar información verbal, como pueden ser el seguimiento de órdenes  o cualquier otra información recogida por el canal auditivo; no obstante, cuentan con una buena capacidad de memoria visual por lo que el uso de  herramientas con contenido gráfico y simbólico como es el caso de la lectoescritura, les resulta de gran ayuda.

No existe un método único e irreversible para la enseñanza de la lectura, aunque sí es importante tener en cuenta adaptar una metodología individualizada en función de las habilidades, necesidades e intereses de cada niño. Es importante considerar previamente, cómo se va a abordar la enseñanza de la lectura. Para ello, tendremos en cuenta:

  • Uso de letras mayúsculas o minúsculas que no estén ligadas: Es más fácil que aprendan mediante letras mayúsculas ya que son más fáciles de discriminar. No obstante, tendremos que tener en cuenta que la mayoría de textos se presentan en minúsculas.
  • Realizar un registro de referentes-objetos de alta familiaridad y frecuencia del niñ@: Esto permitirá que el niñ@ a través de gustos y preferencias pueda asociar más fácilmente referente-objeto con palabra. Aumentar la motivación y la atención es fundamental para conseguir tener éxito en el aprendizaje.
  • Proporcionar una enseñanza sin errores: Podemos emplear moldeamiento físico y encadenamiento hacia atrás para obtener un aprendizaje sin error y asegurarnos de darle siempre el modelo correcto.
  • Crear un sistema de trabajo estructurado : esto ayudará al niño a identificar qué tarea tiene que realizar,  cómo tiene que organizarse y a fomentar su autonomía y al trabajo individualizado.

Por otro lado, nos tenemos que asegurar que el niñ@ tenga una serie de pre-rrequisitos o que se esté trabajando en ellos tales como la memoria, la discriminación, la igualación con pares de objetos y fotos tanto idénticos como no idénticos, y la asociación de fotos con objetos iguales y no iguales, con y sin distancia. También es importante que el niñ@ sea capaz de mantenerse en la actividad, para ello es primordial contar con una buena atención.

Partiendo de una idea general y natural, se comenzará implementando la enseñanza de la lectura fomentando la ruta visual, que consiste en presentar la totalidad de la palabra y asociarla a su referente correspondiente, ejemplo: imagen-palabra.

Poco a poco, se irá dividiendo la unidad completa en unidades más pequeñas hasta llegar a la lectura silábica o también llamada ruta fonológica, ejemplo: la palabra pelota está compuesta por las sílabas pe-lo-ta.

A continuación vamos a desglosar una serie de fases para el desarrollo y aprendizaje de la lectoescritura.

Entre otras distinguimos las siguientes:

  • FASE I Entrenamiento de asociaciones: Se parten de la motivación del niño, con palabras que sean de su interés. Tiene que identificar el dibujo y asociarlo con la palabra que le corresponda. Después, ponemos la palabra frente a otra que no tiene un referente-significado. Ayudamos al niño a emparejar con la imagen correspondiente.
  • FASE II Discriminación y Asociación: Esta vez entrenaremos la discriminación de dos palabras que son visualmente muy diferentes acompañado de la imagen correspondiente. Además añadiremos palabras con objetos de poca familiaridad o de poco interés del niño.
  • FASE III División de palabras en sílabas: En esta fase, el niño tendrá que identificar con la palabra que se le presente, de qué sílabas se componen.
  • FASE IV: Verbos, artículos y preposiciones. Cuando el niño domine entre unas 50 palabras, introduciremos palabras función.

Algunas ideas para poner en práctica la adquisición de la lectoescritura sería crear juegos que se desarrollen en lugares donde el niñ@ esté familiarizado y  etiquetar diferentes elementos:

  • Por ejemplo, seleccionar objetos reales que el niño suele usar. Colocar las etiquetas debajo del objeto o si están colocadas en estanterías, debajo de éstas.
  • Se puede jugar al veo-veo enseñando previamente la etiqueta y guiando, para que señale la etiqueta similar junto con el objeto real.
  • Otra actividad puede ser un álbum de pegatinas. Debajo de cada ilustración se coloca un pequeño letrero con el nombre del objeto o cosa a resaltar y luego se le entrega una etiqueta donde el niñ@ tendrá que emparejar con su letrero correspondiente.
Ficha del “Método Llanos” de José Alberto Verdugo del CRA Los LLanos

A modo de conclusión, podríamos decir que la lectoescritura resulta un instrumento útil como forma de procesar información para niños con TEA. Es de suma importancia comprender que para ellos hay una particular forma de extraer y procesar la información y este camino se desvía, en muchas ocasiones, del desarrollo típico. Comprender sus propias claves resulta de gran éxito para una intervención eficaz.

Te recomedamos algunas páginas con materiales de lectoescritura que se emplean para alumnado con autismo:

https://aulaabierta.arasaac.org/materiales-caa-lectoescritura

http://www.todoinclusion.com/Lectoescrit-y-Grafomo-Material/

https://www.aulapt.org/2011/03/07/lectoescritura-adaptada/

http://aulasptmariareinaeskola.es/primero/lectoescritura/fichas-de-lectoescritura-m%C3%A9todo-llanos/

Si tienes cualquier duda sobre este tema, te animamos a escribirnos a info@fundacionconectea.org.

2 Comentarios

  1. Si quereis añadir otro recurso interactivo tenéis Yo también leo, la aplicación basada en el método global de lectura.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

× ¿Cómo puedo ayudarte?