Trastornos del sueño y autismo: estrategias para la conciliación.

El verano, los cambios de lugar, los cambios de actividades y rutinas, las noches calurosas, traen consigo también cambios en el sueño de las personas con autismo. Cuando nos referimos al sueño de una persona, debemos contemplar no solo el acto en sí de dormir sino también la actividad mental que se produce durante este periodo de descanso. El sueño es un acto de necesidad biológica, muy importante para la estructuración funcional y anatómica de áreas del sistema nervioso central.

Las alteraciones del sueño son muy frecuentes en niños con trastornos del neurodesarrollo como el autismo. Un mal dormir puede tener efectos perjudiciales en los procesos cognitivos, atención, memoria, lenguaje y regulación del estado de ánimo y comportamiento.

Durante la Jornada Técnica “Situación y necesidades de personas con trastorno del espectro del autismo en España: resultados y tendencias sociodemográficas” en 2019, la directora técnica de Autismo España comentó entre otros datos, que hay una prevalencia de los trastornos del sueño en un 9,19%. Esto implica que casi 10 personas de cada 100 tienen alguna dificultad para conciliar el sueño o llegar a conseguir entrar en estado REM del sueño, que se considera la última fase del sueño. 

Las fases del sueño

El sueño consta de 5 fases:

Ahora bien, conociendo las fases del sueño, sabemos que hay una de ellas, la etapa de sueño ligero donde la persona va desconectando poco a poco de toda la información que llega a sus sentidos del entorno, pero ¿Y si mi procesamiento sensorial no me permite conciliar correctamente el sueño?

Muchas personas con autismo tienen dificultades para procesar correctamente la información sensorial que les llega tanto del ambiente como de su propio cuerpo. Pues bien, este procesamiento se produce durante todas las horas del día, incluidas aquellas en las que nos encontramos durmiendo, por lo que según cómo perciba las sensaciones la persona con autismo, estas pueden impactar sobre el sueño, provocando despertares nocturnos o una mala conciliación del mismo. 

A continuación, os hablamos de estrategias que podéis probar para una mejor conciliación del sueño y que se prolongue durante toda la noche, y factores a tener en cuenta o evitar que pueden estar afectando sin darnos cuenta, ya que muchos de ellos pueden llegar a ser imperceptibles para nosotros.  

Estrategias para ayudar a conciliar el sueño  

  • Establecer y mantener sistemáticamente adecuados hábitos de sueño: Intentar en la medida de lo posible, que la rutina para ir a la cama sea lo más sencilla y fija posible, de esta manera logramos una fácil anticipación de los pasos de la misma. Además, evitar hábitos innecesarios como la compañía del adulto, dormir en la cama de los padres primero y después pasarlo a su cama…
  • Eliminar las siestas durante el día, principalmente entre semana a partir de determinada edad: Se aconseja que a partir de los 3-4 años de edad y según las características del niño, se vayan suprimiendo poco a poco los tiempos de siesta ya que a veces también pueden estar interfiriendo en el sueño de la noche. 
  • Evitar actividades muy estimulantes o juegos muy motivantes unas horas antes de ir a dormir: Hoy en día, es muy común que los niños terminen el día jugando con la tablet, viendo la televisión o realizando algún juego en ese periodo de “Tiempo libre” entre la cena y el ir a dormir. Evitar aquellos que sobreexcitan al niño o que se realicen justo antes de irse a dormir, sin el tiempo adecuado para volver a regular toda esa carga emocional que les genera.
  • Asegurarse de que el niño se siente realmente cansado antes de indicarle que se vaya a dormir: sobre todo tenerlo en cuenta con aquellos niños que han adoptado la costumbre de enfadarse, gritar o protestar en el momento en el que sus padres les llevan a la cama. Para ello, garantizar que realicen suficiente actividad física durante el día o retrasar el tiempo de irse a dormir e ir poco a poco ajustándolo a las necesidades del niño, puede ayudarnos a que el niño se sienta realmente cansado en el momento de ir a la cama. 
  • Adaptar las condiciones estimulares o información del ambiente a las necesidades del niño: aquí es donde entra en juego el procesamiento sensorial, y es muy importante que seamos conscientes de todos los estímulos que el niño puede percibir desde su cama, ya que puede que alguno de ellos esté causando que no consiga conciliar el sueño o se despierte en mitad de la noche. Alguno a los que debemos atender son:
    • Posibles ruidos: luces de noche, sonido de ventiladores o lámparas ventilador durante el verano, ruido de radiadores, crujidos de ventanas… En general, sonidos y ruidos que para los demás de la casa son casi imperceptibles o que logramos inhibir sin dificultad, pueden resultar realmente desagradables para una persona con autismo.
    • Luces: lámparas de noche, luz del antimosquitos, luces de juguetes que se quedan encendidos sin darnos cuenta…
    • Tacto: tener en cuenta tanto el textil de la cama (sábanas, colchas, almohada, cojín…) como del pijama o los peluches que puedan tener a su alrededor. Cuando la persona con autismo tiene una sobre respuesta a la información táctil, muchas de las sensaciones que les llegan de la ropa de cama o pijama les puede resultar tan molesto que no les permiten conciliar el sueño. Generalmente en estos casos, los niños tienden a quitarse durante la noche el pijama o amanecen muy irritables, con las sábanas revueltas. 
  •  Proporcionar información propioceptiva antes de dormir o durante la noche: Para aquellos niños que, por norma general, tienen un alto nivel de actividad y por mucho ejercicio físico que realicen durante el día, llegan a casa y siguen corriendo y saltando sin parar. Establecer rutinas de juegos que sean tranquilos y que les proporcionen mucha cantidad de información propioceptiva, como puede ser hacer masajes con vibración, dar presión firme con un masajeador o incluso una pelota por todo el cuerpo y que sea el niño quien vaya indicando por dónde o adivine qué elemento estás usando para dar la presión o masaje. Como sabemos, el sistema propioceptivo es el sistema regulador por excelencia, por ello, podemos usarlo para calmar el nivel de actividad y ayudar al niño a que se vaya más relajado a la cama. También, se pueden arropar con colchas y edredones más grueso o con más peso, para que se proporcione propiocepción repartida por todo el cuerpo y durante toda la noche. 

Conductas que debemos evitar antes de ir a la cama  

  • Crear y mantener rituales que dependen de la presencia de los padres en la habitación, o conciliar el sueño en la cama de los padres para después llevarlos a la suya.
  • Dar mucho líquido poco antes de ir a dormir, ya que esto puede provocar que se despierten durante la noche para ir al baño y luego no sean capaces de volver a conciliar el sueño. 
  • Ser poco consistentes con los límites establecidos y acordados.
  • Llevarle a la cama estando muy activo y poco cansado, confiando que tarde o temprano se aburrirá y se dormirá.
  • Convertir el momento de ir a la cama en una pelea entre el niño y los padres.
  • Evitar actividades que provoquen excitación, como el uso de dispositivos tecnológicos o pantallas de móvil o Tablet.

Uso de melatonina en el autismo

Algunos estudios han señalado que las personas con TEA producen menos melatonina. La melatonina es una hormona que se produce en el cerebro e induce la fase REM del sueño en la que nuestro cerebro se reorganiza y descansa. La melatonina mantiene el ritmo circadiano, que es nuestro reloj interno de 24 horas. Nuestro cuerpo produce más melatonina cuando está oscuro y menos cuando hay luz, y lo que se ha descubierto últimamente es que se ve también alterada por la luz azul de las pantallas de tablets y de móviles.

Se ha descubierto que los suplementos de melatonina pueden ayudar a algunos niños autistas a dormirse más rápido. La investigación también sugiere que la melatonina de ‘liberación prolongada’ puede ayudar a los niños a dormir por más tiempo y / o despertarse menos veces por la noche. Este suplemento podría ayudar a mejorar el comportamiento diurno en algunos niños con TEA, pues es probable que mejore porque los niños duermen mejor por la noche, en lo que se refiere a atención, cansancio, humor, etc…

Si usar la melatonina para tu hijo o hija puede ser una opción, es necesario que consultes con su médico de cabecera o pediatra. Estos profesionales de la salud pueden recetarte la dosis correcta y dar información más concreta sobre la melatonina y cualquier posible efecto secundario o interacción con otros medicamentos.

Desde la fundación ConecTEA abordamos diferentes dificultades relacionadas con las actividades de la vida diaria, entre las que encontramos las dificultades para conciliar el sueño, realizando una evaluación exhaustiva, para facilitar la adquisición de su aprendizaje. Además, a través del modelo centrado en la familia y la implicación de esta en la intervención, tratamos de aportar todas las pautas e información necesaria para la generalización de este aprendizaje a su contexto natural.

Puedes escribirnos un comentario de esta entrada del blog o a info@fundacionconectea.es y te intentaremos aclarar dudas.

Referencias

Mulas, F., Rojas, M., & Gandía, R. (2019). Sueño en los trastornos del neurodesarrollo, déficit de atención e hiperactividad y en el espectro autista. MEDICINA (Buenos Aires)79(Supl III), 33-36.

Fases del sueño: https://muysaludable.sanitas.es/salud/fases-ciclos-sueno/

Rossignol DA, Frye RE. Melatonin in autism spectrum disorders. Curr Clin Pharmacol. 2014;9(4):326-34. doi: 10.2174/15748847113086660072. PMID: 24050742.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Descarga nuestra Memoria Anual

Descarga nuestra Memoria Anual

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoria Anual 2019

Descarga nuestra Memoria Anual 2019

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2018

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2019

Descarga nuestra Memoriade Cuentas 2019

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

Descarga nuestra Memoria Anual 2020

Descarga nuestra Memoria Anual 2020

Solo tienes que dejarnos tu mail y tendrás acceso a la misma instantáneamente.

Transparencia

You have Successfully Subscribed!

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?