El ABA en el autismo

Este es un artículo que llevamos tiempo queriendo hacer, sobre un tema en el que hay mucha controversia. Vamos a tratar de dar información lo más exacta y objetiva posible sobre lo que es el ABA (Applied Behavior Analysis) o Análisis de Conducta Aplicado. Defensores y detractores de esta metodología a veces llevan a mitos y simplificaciones de lo que es y lo que no es a campos como las redes sociales, donde dan su opinión.

Muchas personas autistas tienen en algún momento vital conductas disruptivas que les impiden participar en actividades de la vida diaria. Las conductas que solemos encontrar son rabietas, agresiones, desobediencia, negativismo, llamadas de atención, etc… Todas ellas responden a un por qué, en nuestro trabajo está el aprender a identificar cual es la causa, definir bien que entendemos y que no por conducta y cuales son las consecuencias que le acompañan para poder realizar una correcta intervención. La terapia ABA y posteriores enfoques desarrollados a partir de ABA, pueden ayudar a mejorar estas situaciones.

Si bien, como cualquier terapia, recomendamos siempre enfoques centrados en la familia, que debe ser indiscutiblemente una parte activa, así como coordinación y trasversalidad con otras terapias y tratamientos, ya que ABA debe evolucionar con el desarrollo de la persona y ser priorizada en aquellos momentos donde la persona lo necesite.

¿Y como explicar qué es el ABA? Aquí Manuela Estaban, psicóloga especialista en apoyo conductual positivo nos aclara qué tendemos a pensar sobre el ABA, y en qué consiste realmente la intervención.

Breve historia del conductismo y del ABA

Antes de nada, es necesario hablar de términos muy básicos como conducta y conductismo, porque como toda terapia, tiene su historia y su marco de referencia que es necesario aclarar para explicar de qué estamos hablando.

El significado más general de conducta o comportamiento es el de la acción que un individuo u organismo ejecuta. Por ejemplo, un niño se ríe al ver la luz de un botón que se ilumina en un juguete o se asusta cuando explota un globo. Todo es conducta, desde andar, comer, sentir, pensar… Hay conductas que sabremos interpretar y hay otras que no son tan fáciles.

La terapia ABA es un tipo de terapia conductual que se desarrolló por primera vez en la década de 1960. El conductismo en psicología comenzó a desarrollarse a principios del siglo XX (1913, con el psicólogo americano John Watson). Se trataba inicialmente de una escuela que estudiaba la conducta observable con objetivo teórico la predicción y el control de la conducta, y se basa en el análisis de los comportamientos humanos a partir de los estímulos y respuestas que conforman el ambiente físico, biológico, y social del organismo.

Para el conductismo, el comportamiento humano se rige por los refuerzos y castigos, y estas conductas no dependen de pensamientos o del instinto humano (fenómenos internos) sino que lo hacen por el entorno que rodea al ser humano, donde un comportamiento positivo se relaciona con refuerzos positivos y al revés, un comportamiento negativo se relaciona con estímulos que van a provocar esos comportamientos negativos. Variando esos estímulos es como podemos variar el comportamiento.

Entre los conceptos básicos que maneja el conductismo, encontramos los siguientes:

  • Estímulo: cualquier incentivo, información o señal que provoca una respuesta en el individuo.
  • Respuesta: conducta de un organismo resultado de la reacción a un estímulo.
  • Condicionamiento: aprendizaje que surge tras el estudio de los estímulos y de las respuestas.
  • Refuerzo: consecuencia de una conducta humana que incrementa la posibilidad de que vuelva a reproducirse.
  • Castigo: lo contrario al refuerzo; consecuencia de una conducta humana que disminuye las probabilidades de que una conducta vuelva a reproducirse.

El conductismo se ha aplicado en muchos campos: educación (en los procesos de aprendizaje), psicoterapia (tratamientos clínicos para patologías como la ansiedad, el trastorno obsesivo compulsivo o la depresión), psicoterapia analítico-funcional, modelos cognitivo-conductuales (que aúnan la rama cognitiva del pensamiento con el conductismo o comportamientos), en organizaciones, en el trabajo, en el ámbito deportivo, etc…

La terapia ABA, o Análisis Conductual Aplicado, como una forma de terapia conductual fue desarrollada por primera vez en la década de 1960 por O. Ivar Lovaas aplicadas a personas autistas y desde entonces se volvió cada vez más popular como método de enseñanza para personas con autismo. ABA se basaba en la idea de que el comportamiento se puede analizar, aprender y cambiar a través del refuerzo positivo, y reducir aquellos comportamientos que no son positivos para la persona.

Es decir, ABA utiliza los principios del conductismo, aplicados a que una persona pueda desarrollar las destrezas necesarias para su autonomía y desarrollo y minimizar los comportamientos no deseados, como la autolesión, o agresiones o conductas disruptivas que pueden impedir la participación y el acceso a actividades de la vida diaria de un individuo.

¿Quién puede realizar una intervención basada en ABA?

La terapia de Análisis Aplicado de la Conducta suele estar a cargo de Analistas de la Conducta Certificados (BCBAs), Analistas Asistentes de la Conducta Certificados (BCaBAs) y Técnicos Registrados de la Conducta (RBTs). Esto implica que quien aplica ABA tiene que tener conocimientos concretos y una capacitación específica en esta metodología.

Estos certificados de capacitación están regulados por el Behavior Analyst Certification Board, Inc.® (BACB®). BACB es una corporación sin fines de lucro que se estableció en 1998 en EEUU para satisfacer las necesidades de certificación profesional identificadas por analistas de comportamiento, gobiernos y consumidores de servicios de análisis de comportamiento. BACB tiene sus programas a su vez acreditados por la Comisión Nacional de Agencias Certificadoras (NCCA) y el organismo de acreditación del Instituto para la Excelencia en la Acreditación (ICE) en EEUU.

Este tipo de programas certificados tiene un reconocimiento internacional, y tiene implantación en una gran cantidad de países, alcanzando también a España.

Búsqueda realizada en la página del Behavior Analyst Certification Board, que muestra algunos resultados en Madrid. Fuente: https://www.bacb.com/

Si una familia se decide a usar terapia ABA, puede verificar y comprobar el estado actual de la acreditación del profesional que lo imparte, al igual que ocurre en el caso de la terapia ocupacional con los profesionales que están acreditados en el enfoque de Integración Sensorial.

La evolución del ABA

Hasta aquí, son más o menos entendibles los principios generales de ABA: se emplean estímulos de recompensa o no recompensa para conseguir modular la conducta de una persona, motivando las conductas deseables y haciendo que las conductas no deseables se reduzcan o desaparezcan, pero ofreciendo alternativas que impacten en el aprendizaje, desarrollo y autonomía de la persona.

La terapia ABA se puede aplicar para disminuir conductas individuales que podrían tener un impacto negativo en las interacciones sociales entre compañeros, la dinámica familiar, lo académico, la educación y la capacidad de concentración. La terapia ABA también se puede utilizar para aumentar las habilidades sociales y de comunicación, así como para enseñar habilidades para la vida.

La forma más original de ABA, fue llamada Entrenamiento de Prueba Discreto (DTT, por sus siglas en inglés) y fue el trabajo inicial del Dr. O. Ivaar Lovaas en los años 1960. Estaba extremadamente estructurado, descifrando y dividiendo por partes habilidades y comportamientos deseables para que los niños aprendieran en pequeños componentes “discretos”. Un niño sería conducido a través de una actividad diseñada para enseñar cada componente en la cual se había dividido la tarea, repitiendo la actividad exactamente de la misma manera muchas veces, ganando una recompensa por cada terminación acertada y, en algunos casos, castigo para comportamiento no deseado. El entrenamiento se realizaba entonces con hasta 40 horas a la semana.

Durante más de 50 años, los métodos de intervención informados por los principios del análisis de comportamiento aplicado (ABA) se han investigado empíricamente e implementado clínicamente para personas diagnosticadas con trastorno del espectro autista (TEA). A pesar de la gran cantidad de evidencia sobre la efectividad de las intervenciones basadas en ABA, algunos activistas por los derechos del autismo y la neurodiversidad han expresado su preocupación por las intervenciones basadas en ABA.

Sin embargo, no seria adecuado ni acorde a la realidad decir que el ABA actual es el que aplicaba Lovaas hace más de 60 años. El ABA ha evolucionado mucho, y sus principios han influenciado estrategias y otros programas que de manera habitual se usan en diferentes terapias. Algunas evoluciones y nuevos enfoques terapéuticos basados en ABA son:

  • Entrenamiento de Prueba Discreta (DTT): El entrenamiento discreto, la “marca” original de ABA diseñada para niños pequeños en el espectro, sigue siendo la forma más estructurada de ABA. Siempre se se realiza de manera individual. El niño se sienta en una mesa, y el terapeuta pone los materiales delante del niño. Al niño se le da una tarea para realizar con el material – por ejemplo, escoger el triángulo, o decir el sonido “ba” – y cuando lo hace bien, es recompensado con lo que se llama un “refuerzo primario”: un chocolatito, unas papitas, una estampilla o pegatina, acceso a un juguete favorito, etc. El castigo ya no se considera una herramienta aceptable en la DTT en la actualidad.
  • Tratamiento de Respuesta Pivotal (PRT, por sus siglas en inglés, Pivotal Response Treatment), que fue desarrollado por Laura Schreibman y Robert y Lynn Koegel, psicólogos de la Universidad de California, Santa Bárbara, va más allá de la estricta instrucción orientada a tareas. En lugar de concentrarse en los comportamientos individuales, PRT busca dirigirse a las funciones de desarrollo” pivotales “. Se enfatizan las formas naturales de refuerzo relacionadas con el comportamiento, más que las recompensas tangibles no relacionadas, como un chocolate. Una recompensa que está relacionada con el comportamiento, en lugar de comida, podría ser dejar que el niño derrumbe los bloques, si es algo que le motive o lo disfruta, o reforzamientos sociales.
  • El Early Start Denver Model (ESDM o Early Start Denver Model) es una forma más reciente de un programa que emplea ABA, y que se puede hacer en sesiones individuales o de grupo. Desarrollada por los psicólogos Sally Rogers y Geraldine Dawson. Implica la creación de actividades que se basan en el juego, como PRT, pero el terapeuta también incorpora ABA más tradicional si es necesario.
  • Enseñanza del Entorno Natural: La Enseñanza en el Entorno Natural (NET) es una terapia basada en el ABA que hace que el niño sea capaz de aprender habilidades en un escenario y aplicarlas a otros ámbitos (educativos, de ocio, en la calle, etc…).
  • Enseñanza Incidental: La teoría detrás de la enseñanza incidental o aprendizaje informal es una estrategia que utiliza los principios del análisis de la conducta aplicado (ABA) para proporcionar oportunidades de aprendizaje estructuradas en el entorno natural utilizando los intereses y la motivación natural del niño.
  • El Apoyo Conductual Positivo (ACP) representa un movimiento científico que une dos líneas de trabajo, una bajo el Análisis Conductual Aplicado y otro de carácter teórico que recoge valores y conceptos descritos y desarrollados en el campo de las discapacidades intelectuales. En sus inicios fue una intervención ante las conductas problemáticas con procedimientos positivos en contraposición al abuso de prácticas negativas (aversivas).

En este artículo hace tiempo explicamos hace tiempo algunos conceptos de apoyo conductual positivo y los beneficios de aplicar este tipo de intervención.

Como se aprecia en estos programas, que parten de ABA, se incluyen nuevos enfoques donde la participación de los padres y del resto de miembros de la familia son clave. Actualmente ABA se ha convertido en una forma de intervención mucho más naturalista, atractiva, basada en el juego y también más respetuosa con rasgos concretos del autismo.

Las 7 dimensiones de ABA

No vamos a profundizar mucho en ABA, pero si es necesario hablar de sus dimensiones. Las siete dimensiones conforman el marco de las intervenciones adecuadas de la terapia ABA y apoyan las técnicas utilizadas durante las sesiones de terapia. Fueron definidas por Baer, Wolf y Risley  en 1968 que aún siguen vigentes y citadas en Cooper, Heron y Heward (2017). Son las siguientes:

  • 1. Generalizable. Cuando se recibe la terapia ABA se deberá dominar la habilidad con varios terapeutas y, a veces, en múltiples entornos y con otras personas para asegurarse de que realmente se ha dominado ese objetivo que se ha propuesto en la terapia. Esto que comentamos, es que es aplicable a cualquier terapia: si tu hijo o hija sólo hace algo en un entorno concreto o solo con una persona determinada, es que no ha generalizado ese objetivo, por lo que la terapia no es eficaz.
  • 2. Efectivo. El terapeuta de estudiará regularmente los datos tomados para asegurarse de que los objetivos y las metas se estén ejecutando de manera efectiva. Se realizarán ajustes y cambios con la frecuencia necesaria para garantizar que la terapia ABA continúe siendo efectiva y que se continua progresando.
  • 3. Tecnológico. Los programas de intervención ABA deben estar escritos en detalle y claros para que cualquiera pueda ejecutar o replicar el programa. Esto también es importante para los padres para que puedan continuar con el comportamiento modificado en el hogar o en otros contextos.
  • 4. Aplicado. Esto se refiere a la enseñanza de habilidades que pueden llevarse a cabo en situaciones de la vida real. 
  • 5. Conceptualmente Sistemático. Cada procedimiento utilizado está derivado de los principios relevantes básicos, así se vuelve una disciplina integrada y sistemática, facilitando el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • 6. Analítico. Los técnicos de ABA de análisis de comportamiento aplicado deben asegurarse de que todos los datos recopilados durante los programas que se ejecutaron sean precisos para que se puedan analizar y así tomar decisiones en la terapia.
  • 7. Eficaz o efectivo: Mejora la conducta lo suficiente como para producir resultados prácticos para las personas implicadas.
Las 7 dimensiones de ABA.

Antecedente, comportamiento y consecuencia

Una parte importante del método ABA es entender lo que en inglés se le ha llamado el ABC comportamental. Las siglas A-B-C representan los siguientes conceptos:

A = antecedente (lo que sucede antes de que comience el episodio o situación).

B = comportamiento (¿Cuál es la conducta o comportamiento?) (la letra B viene de la palabra en inglés “behavior”/”behaviour” que significa comportamiento).

C = consecuencia (lo que sucede después del comportamiento o conducta una vez esta se ha producido).

En este grafico te lo explicamos un poco mejor con ejemplos de situaciones cotidianas:

Los principios del aprendizaje en ABA

ABA sirve para mejorar el aprendizaje de la persona y se basa en tres principios que son:

Reforzamiento: es el proceso mediante el cual una conducta es fortalecida por las consecuencias que las sigue. El reforzamiento aumenta el comportamiento y debe ser dado siempre después de la conducta. El reforzamiento puede ser positivo (+, añadiendo cosas ) o negativo (retirando cosas).

Para que se produzca el reforzamiento, se eligen reforzadores (es un estímulo que nos gusta). La presencia de este hace que la probabilidad de la conducta aumente en el futuro. Ahora bien, a cada persona y en diferentes etapas de su vida, tiene diferentes tipos de reforzadores:

  • Primarios: son los que satisfacen nuestras necesidades biológicas, como la comida, bebida, calor/frío, hambre, sueño o evitación del dolor.
  • Secundarios: pueden ser reforzadores sociales (contacto físico (cosquillas, abrazos, besos, cogerlo en brazos), verbales, decir ¡muy bien!, ¡genial! y proximidad (la persona es reforzadora solo por esta cerca de la persona), actividades (pintar, ir al parque, al cine, a la playa, jugar a algo que guste mucho…) o cosas tangibles (juguetes y objetos). Su valor reforzante depende de la experiencia previa de cada persona con ese estímulo o estímulos similares. Los reforzadores intercambiables, son los puntos, este intercambio de puntos lo hacemos a través de la economía de fichas, como por ejemplo del uso de una tabla de economía de fichas.
  • Automático: cuando una conducta produce una consecuencia y no es necesario que intervenga otra persona.

Extinción: deja de ocurrir algo que estaba ocurriendo, la extinción colabora en reducir la conducta. Consiste en la interrupción del reforzador de una conducta que previamente en el pasado ha sido reforzada. En extinción cuando ignoramos una conducta, es muy efectiva cuando la conducta está mantenida por atención. Por ejemplo un niño grita porque quiere que le compremos un juguete, se aplicaría la técnica de la extinción cuando ignoramos esa conducta. Tenemos que tener claro que la extinción no colabora con el aprendizaje de la persona, pues no ofrece otras alternativas a la conducta, simplemente colabora en que se vaya .

Castigo: reduce el comportamiento, se aplica también a posteriori de que aparezca. El castigo puede ser positivo (+, añadiendo cosas ) o negativo (retirando cosas). El ABA actual no usa el castigo, pues no es útil a la hora de ser empleado, ya que no aporta en el aprendizaje de la persona, aparte de obtener a veces consecuencias negativas como rechazo, frustración, aumento de la ansiedad, etc…que no son útiles en el aprendizaje.


Ejemplo de reforzados con economía de fichas. Diset – Tabla de recompensas- Juego Educativo para fomentar el buen comportamiento para niños a Partir de 3 años.

Las diferentes opiniones sobre el ABA

Los principios y estrategias de ABA apuntan a objetivos de comportamiento y modifican los comportamientos para que sean más autónomos y apropiados en su entorno natural, lo que a su vez puede mejorar la vida diaria, y se ha demostrado que es exitoso para los niños de todo el espectro autista.

Sin embargo, muchos docentes y terapeutas hoy en día critican el ABA como método de intervención en el trabajo con niños autistas bajo el argumento de que las actividades que se realizan son excesivamente mecánicas y preestablecidas por lo que se logran repeticiones de respuestas idénticas ante estímulos idénticos, pero no necesariamente aprendizajes con generalización de conceptos. También se han recogido en estudios recientes la preocupación por que ABA pueda causar estrés postraumático, pero parece haber criticas de estudios posteriores respecto a las metodologías y afirmaciones que estos estudios contienen y que no desacreditan la evidencia científica de toda la trayectoria de la intervención hasta nuestros días.

Si bien la terapia ABA ha seguido evolucionando desde los años 60, también lo han hecho los principios éticos para respaldar el tratamiento ético dentro de este campo. La BACB funciona como órgano regulador desde su creación los requisitos que deben cumplir tanto los analistas de comportamiento como los técnicos de comportamiento, que son los que intervienen con ABA. El código ético para los analistas de conducta y técnicos de comportamiento ha recibido muchas actualizaciones a lo largo de los años para incluir las prácticas más actuales y éticas dentro del análisis de comportamiento.

Existen también muchos profesionales que defienden el ABA por su carácter metódico, riguroso, sistemático, donde los aprendizajes son mensurables y los resultados medidos con evidencias claras. De hecho algunos, con mucha conciencia, incorporan técnicas con mucho contacto afectivo al realizar sus sesiones con ABA, buscando asegurar la generalización de los conceptos y no quedándose sólo en la repetición mecánica.

En todo caso recomendamos a las familias y a terapeutas que contrasten las fuentes de información cuando hay posturas tan opuestas en cuanto a opiniones tan opuestas.

La formación sobre el enfoque conductual positivo

En Fundación ConecTEA apoyamos que las familias puedan conocer estrategias y técnicas que les puedan ayudar a mejorar el aprendizaje y a mejorar las conductas disruptivas. Para conseguir el cambio, es importante la implicación de la familia y la confianza tanto en la profesional que guía la intervención como en sí mismos. Aprendiendo a manejar las situaciones, a reforzar en positivo, a analizar las consecuencias, … conseguiremos redirigir las conductas que hayamos establecido como objetivo.

Esta semana tuvimos la oportunidad de contar con José Alberto Monseco Gómez, psicólogo BCBA y Director Académico de Abascool y que a través de la colaboración que tenemos con ellos, varias familias de Fundación ConecTEA pudieron acudir gratuitamente a una charla sobre Enfoque Conductual Positivo y cómo aplicarlo para mejorar conductas y prevenirlas en casos de su día a día.

Estamos #JuntosenelAutismo

Referencias:

https://www.unir.net/salud/revista/conductismo-psicologia/

https://www.bacb.com/

Virués-Ortega J. Applied behavior analytic intervention for autism in early childhood: Meta-analysis, meta-regression and dose-response meta-analysis of multiple outcomes. Clin Psychol Rev. 2010;30(4):387-99. doi: 10.1016/j.cpr.2010.01.008

Leaf, JB, Cihon, JH, Leaf, R. et al. Inquietudes sobre la intervención basada en ABA: una evaluación y recomendaciones. J Autismo Dev Disord 52 , 2838–2853 (2022). https://doi.org/10.1007/s10803-021-05137-y

Kathryn A. Gorycki, Paula R. Ruppel y Thomas Zane | Carryl P. Navalta (Editor de revisión) (2020) ¿Es abusiva la terapia ABA a largo plazo: una respuesta a Sandoval-Norton y Shkedy, Cogent Psychology, 7: 1, DOI: 10.1080/23311908.2020.1823615

Leaf, JB , Ross, RK , Cihon, JH y Weiss, MJ ( 2018 ). Evaluación de las afirmaciones de Kupferstein sobre la relación de la intervención conductual con el PTSS para personas con autismo . Avances en el autismo , 4(3), 122 – 129 . https://doi.org/10.1108/AIA-02-2018-0007

4 Comentarios

  1. Excelente explicación!! muy completa y clara. Me encanta estar actualizada y ustedes han brindado una información especifica y que permite la continuidad de la investigación. Muchas gracias!!

    Responder
  2. Excelente programa correctivo. He incorporado muchas de las activodades que sugieren en mi trabajo con niños que padecen TEA. Soy Lic. Fonoaudióloga y mi tesis de Maestría de Neuropsicologia es justocun programa de corrección Neuropsicológica en niños con TEA. Agradecida con tan valioso material. Saludos desde Cuba

    Responder
  3. por primera vez me informo de los enfoques en ABA. Me parece muy interesante ponerme al tanto y conseguir todo el material posible para las intervenciones . gracias

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…