La autoestima de las personas con autismo

El mundo en el que vivimos es muy exigente, cada vez más. Los requisitos que nos ponemos en diferentes ámbitos para llegar al “standard” son a veces muy altos, Ya incluso desde edades tempranas,especialmente para los niños. Si además hablamos de niños con autismo (TEA), con diferentes niveles de desarrollo que se alejan del “standard”, el nivel de exigencia se dispara, y afecta a la autoestima y a la seguridad del individuo en etapas de la vida muy importantes como la niñez.

La autoestima se refiere a la opinión de un individuo sobre sí mismo. Las personas con una autoestima saludable confían en sus propios instintos y habilidades, creen que son dignas de que les sucedan cosas buenas y confían en que, con esfuerzo, podrán realizar cualquier tarea necesaria o deseada.

Muchos estudios han demostrado que la autoestima de una persona influye fuertemente en sus relaciones interpersonales, comportamiento y aprendizaje. Y si hablamos de personas con autismo, estas áreas son clave en su desarrollo saludable y en su evolución vital.
Una autoestima baja puede provocar que las dificultades en el aprendizaje, en el comportamiento y en las relaciones sociales se agraven.

La confianza y, a su vez, la autoestima, crece cuando las personas experimentan el éxito, aunque sean pequeños logros. Por ese motivo, reforzar emocionalmente y fortalecer la autoestima es una estrategia que puede potenciar las habilidades de las personas con autismo y marcar una gran diferencia en su desarrollo.

Como padres, puede ser preocupante conocer que los índices de ansiedad, depresión e incluso las tasas de suicidio están disparadas en personas con TEA. El porcentaje de niños con autismo para quienes las ideas o intentos de suicidio fueron calificadas a veces como un problema muy frecuente por las madres (14%) fue 28 veces mayor que para los niños típicos (0.5%) pero menor que para los niños deprimidos (43%), según el estudio Suicide ideation and attempts in children with autism- Susan Dickerson Mayes, Angela A.Gorman JoleneHillwig-GarciaEhsanSyed. Research in Autism Spectrum Disorders. Volume 7, Issue 1, January 2013.

Algunos de estos síntomas empiezan a manifestarse en la adolescencia, frecuentemente a partir de los 10 años, siendo este además uno de los factores de riesgo, ya que en niños pequeños no se suelen apreciar síntomas que indiquen baja autoestima. Los problemas psicológicos comórbidos más altamente predictivos de ideación o intentos de suicidio que fueron identificados en este estudio fueron depresión, problemas de conducta y burlas.

¿Y qué podemos hacer en el entorno de la persona con autismo?


Pues podemos hacer mucho. Podemos prevenir que desde pequeños tengan una baja autoestima y limitar en el futuro las consecuencias de una autoestima poco saludable. Cuando las personas tienen confianza, pueden hacer frente de una mejor manera a situaciones en que las cosas no van bien o no como se esperaban.

La confianza y, a su vez, la autoestima, crecen cuando las personas experimentan el éxito, independientemente del tamaño o la relevancia del logro. Y en el caso de las personas con autismo, es vital para su bienestar reconocer los logros de manera frecuente.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo que afecta, toda la vida, y a menudo a los niños con TEA se les comunica (conscientemente o no) todas las cosas que NO pueden hacer. Día tras día, se enfrentan a niveles de exigencia que les suponen un esfuerzo enorme: la sobreestimulación, mantener la atención, las normas sociales, la comunicación, la inhibición de sus comportamientos, los estándares tradicionales de aprendizaje, enfrentarse a la incertidumbre de aspectos indefinidos en su entorno (cambios inesperados)… y en muchos casos a situaciones de entornos hostiles, como acoso escolar o discriminación etc… Todo ello va creando un vaso lleno de ansiedad, un poso emocional que afecta su desarrollo saludable.

Estrategias para mejorar la autoestima

Entre las estrategias, podemos destacar algunas, que debemos implantar tanto familiares como profesionales que estamos en contacto con personas con autismo, aprovechando el efecto Pigmalión, con un enfoque positivo, buscando la potencial influencia que ejerce la creencia de una persona en el rendimiento de otra:

  • Afianzar los logros: identificar tanto los pequeños desafíos como grandes, que se van consiguiendo, merecen ser celebrados.  
  • La persona con autismo debe sentir que hay personas que se preocupan por él o ella, enseñándole que no se encuentra solo, que está acompañad@ y que puede corresponder con su comportamiento a generar relaciones amigables.
  • Fomentar actividades para que la persona con autismo se una, que estén en un área de particular interés y habilidad, en la que se sienta bien, no por obligación y las disfrute.
  • Enseñar estrategias de afrontamiento: compartir, controlar la ira, resolver conflictos y lidiar con el estrés. En épocas de desilusión, crisis o errores, cuando hayan pasado, se puede ayudar a la persona con autismo a reflexionar sobre lo que salió mal, generando un aprendizaje para el/ella. La próxima vez que ocurra podrá usar el conocimiento obtenido al superar las dificultades pasadas.
  • Cualquier familiar o profesional debe ser un modelo de autoestima a seguir, pues imitará su comportamiento.
  • Proporcionar realidad y perspectiva: no es necesario mentir ni sobrevalorar los logros, necesitan saber que todo logro necesita un esfuerzo y deben percibir el suyo y el de los demás, en situaciones cotidianas.

Por último, siempre ser conscientes del mensaje interior que habita en las personas (con y sin autismo) y que es reflejo de lo que les proporcione el ambiente exterior, sean o no verbales y sean o no capaces de disponer de suficientes herramientas comunicativas, incluso desde las etapas tempranas del desarrollo. El camino del autismo es un camino muy largo, a veces áspero y duro, pero todos disponemos de momentos de conquista en que podemos lograr pequeñas o grandes victorias: ¡Vamos a ganarlas!

1 Comentario

  1. Muy interesante el temas, gracias por compartirlo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

× ¿Cómo puedo ayudarte?